Valores de la familia: la educación comienza en casa

Los primeros valores tanto morales como sociales los obtenemos a través de la familia en nuestro hogar que han pasado de generación en generación asentando que la familia es la base de una sociedad.

Pero hoy en día, por las diferentes eventualidades que presentes en el mundo es muy importante recordar los valores familiares que quizás con el tiempo se han perdido un poco en algunos hogares.

Importancia de los valores familiares

En la vida siempre nos van a ser útiles los valores fundamentales que nuestros padres y otros miembros de la familia, cómo los abuelos nos inculcaron, sea en el colegio, universidad o trabajo.

Tener respeto y tolerancia hacia los demás sin importar su cultura, edad, clase social o religión es muy importante y hablará mucho de ti y la representación de tu familia.

Enseñarles valores a nuestros hijos los ayudarán a formarse como hombres y mujeres de bien, para que así formen una familia feliz que con el tiempo podrán aportar bienestar y riquezas al mundo donde conviven. 

¿Cuáles son los valores de la familia?

Los 5 valores más importantes que debe enseñar toda familia y no deben faltar nunca en nuestro hogar son:

Respeto: es uno de los principales valores que una persona debe tener hacia otras personas en donde se desenvuelve. Se debe uno mismo respetar y que también los demás nos respeten, es uno de los valores de la familia actual que se deben rescatar.

La responsabilidad: es la capacidad de tomar decisiones conscientemente sabiendo cuales son nuestros deberes y obligaciones. Una persona responsable cumple más sus objetivos existenciales.

Por eso desde niños tenemos responsabilidades con nuestros estudios y nuestros padres tienen la responsabilidad de guiarnos en ellos.

Autoestima:es un valor muy importante, trata de la visión que se tiene uno mismo, aceptándonos y valorándonos con defectos y virtudes.

En el hogar es donde se desarrolla este valor y que todos los integrantes familia construyan su personalidad para enfrentar la vida.

El amor: una familia sin valores no tiene amor. Es el que nos une con nuestros padres y a nuestro entorno, nos impulsa a hacer las cosas correctas y saber diferenciar  lo que es bueno y malo en la vida.

Es un valor muy importante que sentimos y hay que cultivarlo lo mejor posible, cada día para que no se pierda.

La tolerancia: es importante enseñarle a nuestros hijos que no todos pensamos o actuamos igual, también hay que saber aceptar y entender al otro, esto hace que la tolerancia sea una actitud para actuar en sociedad.

La tolerancia también tiene un punto límite, donde debemos saber con responsabilidad y respeto hasta dónde aceptar las opiniones o actitudes del otro.

Más personas con estos valores es lo que necesita el mundo, muchos se han perdido y es fundamental el papel de la familia al rescate de los valores

¿Qué otros valores no podemos dejar por fuera?

La familia y la transmisión de valores es muy importante cómo lo sabemos pero no dejemos de mencionar de los demás valores que también ayudan a formarnos como personas de bien.

La humildad: es un valor de las personas que tienen conciencia en sus virtudes y debilidades. Una persona humilde no se cree superior, son modestos, sencillos y tiene acciones con el prójimo sin esperar nada a cambio.

Una persona humilde no tiene miedo a equivocarse, saber escuchar y estar dispuesto a aprender.

El compromiso: este valor nos ayuda a lograr los objetivos propuestos y llegar al éxito ya que trabajamos en lo que nos proponemos combinado con la voluntad.

La obediencia: respetar las normas, órdenes o comportamientos de nuestros padres u otra persona.

La gratitud: es un sentimiento de valoración por un bien o favor recibido, dar las gracias no simplemente es devolver algo material a otra persona, puede ser un gesto, un abrazo. La gratitud es un valor muy importante.

La amistad: todos tenemos un amigo que queremos como a un hermano, la amistad es el afecto desinteresado hacia otra persona y nace gracias a las relaciones que tenemos unos con otros.

Los primeros amigos son los padres, hermanos y familiares más cercanos, quienes seguramente puedan brindar consejos más sinceros.

La felicidad: es el mejor estado de ánimo que tiene el ser humano y es importante que en su hogar siempre exista este valor.

El optimismo: este valor nos ayudará a llevar o enfrentar todo lo difícil con ánimo con la convicción de que eres capaz de lograr tu objetivo.

La paciencia: trata de soportar las eventualidades negativas que nos pone la vida sin lamentarse, la paciencia se trabaja día con día, se trata de ser sabios ante nuestra familia y terceros.

La voluntad: es el deseo de hacer lo que queremos, con esfuerzo y determinación. Que nunca te falte la fuerza de voluntad.

Son los otros ejemplos de valores en familia que no se deben olvidar y aportar para que no se pierdan en la sociedad.

Importancia de la familia

Todos los seres humanos tienen derecho a tener una familia donde nos podamos desarrollar, adquirir valores y habilidades para la superación personal que tenemos día a día.

La familia es la que desde el principio brinda protección, cariño, cuidado, comunicación, lo que está bien y lo que está mal ante la sociedad.  

En las familias donde abunde el amor siempre habrá paz y respeto entre todos, pero es muy importante saber que hay sentimientos negativos como el rencor que provocan conflictos entre los padres e hijos.

Son cosas que se deben cuidar para no dañar el desarrollo de la familia, creando un buen diálogo entre todos evitará problemas que por cierto, nadie está exento a vivir esto.  

¿Hay una clave para inculcar los valores a nuestros hijos en el hogar?

Quizás seas un padre/ madre primerizo y estas nervioso en cómo educar de la mejor manera a tu hijo, pero cada padre es diferente y de la manera que fuiste educado así lo harás con tu familia, quizás mejorando uno que otro aspecto.

Con el día a día iremos aprendiendo a darle la mejor educación a nuestros hijos sin instrucciones, lo que sí debemos tener en cuenta, es que estar presentes siempre será muy importante.

Agradeciéndoles, felicitándolos por sus logros, por los que se han esforzado, ayudarles a no tener miedo y ser valientes para que sean capaces de afrontar situaciones fuertes cuando sea necesario, son algunos consejos que podemos darte.

Y por cierto, ¡No olvides abrazar a tu familia hoy, mañana y siempre!

La familia es la mayor riqueza del mundo.